martes, 10 de mayo de 2011

Mi opinión sobre HidroAysen




Personalmente me parece una aberración el proyecto hidroaisén. No me interesa el gobierno que lo inició, ni el que lo implementó, ni nada. Me parece malo porque:



1.- Desnuda el que la institucionalidad ambiental, fue creada para dar patente de legalidad a lo que decida el gobierno de turno. Ser nombrado ministro de la cartera del MA debiese considerarse como insulto hoy en día

2.- No existe porlitica energética en Chile, o al menos es tan básica como. Producir X cantidad para Y personas. No importa como ni donde.

3.- Inundar una región extrema del país para llevarla el opuesto me parece una aberración por varios motivos.
3a.- Estratégicamente horrible. Una linea de transmisión larguisima, vulnerable hasta decir basta. Por otro lado una concentración sin precedentes de la fuente. Pésimo, y esto no se aplica sólo a escenarios bélicos, sino a terremotos o catastrofes a las cuales demostramos ser sumamente susceptibles.
3b.- Impacto sobre la región inundada, su gente y su sentido de pertenencia

4.- Suma de irregularidades. Informes que un día son desfavorables y a las horas se cambia por uno favorable firmado por las mismas personas. Insultan nuestra inteligencia al considerar las represas y linea de transmisión como proyectos separados. Lo técnico pasado a llevar en un sin numero de instancias

5.- "Politicas de disminución del impacto". Por favor, un eufemismo para compra de apoyo. Estas empresas saben donde están los temas sensibles, y donde apuntar con "aportes" estratégicos. Que se logra?, apoyo, enfrentar a las comunidades por algo en lo cual el estado debiese hacerse cargo.

6.- Algo personal. Ud creen que a la gente que vive en Stgo le importa realmente lo que pase a 2000 km de distancia?. Esto demuestra que no.


Ventajas

1. Energía renovable...... y sería

Trabajo???, seguro...... también migración de mano de obra a la zona, con ello aumento de la delincuencia, tasa de embarazo adolescente, enfermedades venéreas, etc, etc, etc...


Ya lo he vivido en Valdivia con Celco, una empresa mentirosa, que trabaja al igual que Nuestro Presidente al filo de la legalidad. Muchas veces eso si de manera comprobada traspasando la linea.

Realmente estoy absolutamente, no decepcionado, pero sí hastiado por darme cuenta desde hace algún tiempo hasta ahora, del real subdesarrollo de nuestro país, en el que predominan las políticas a corto plazo y en donde las reglas las dictas quienes diebiesen ser regulados, por el estado y de quienes debiésemos ser protegidos.

Hace poco muchos se reían de los Ingleses y su monarquía.... A ver cuantos hoy se ríen de nosotros y nuestra oligarquía.

Que esperaría de una política a largo plazo??

1.- Creación de una Politica energética a largo plazo, con descentralización de la fuentes y lineas de transmisión. Una producción local para satisfacer necesidades locales. El sistema interconectado central, es lo peor que nos ha pasado como país en materia energética, claramente no para la empresa que nos provee.

2.- Las metas impuestas que se cumplan. De aquí al 2020 se habían impuesto una meta (nadie se las impuso) de llegar a un 20% de energías renovables no convencionales. Hoy se acepta que eso ya no se cumplió. Hoy ese porcentaje no llega al 0.05%

3.- Fuentes de energía variadas, incluyendo lógicamente las hidroelectricas. Es una buena fuente a mi juicio, pero no por hacerla extremadamente conveniente para la empresa (lo que se hace hoy) inundaremos una basta región. Varias, pero impacto limitado.

4.- Esquema competitivo. Nos llenamos la boca diciendo que somos los paladines de la competencia en el mercado. Sin embargo eso en Chile sólo se da en el caso de emprendedores y empresas de mediana pequeña escala, de ahi hacia arriba en Chile no EXISTE LA COMPETENCIA

En fin.... Chile tiene varios atractivos que lo hacen deseable para la inversión extranjera, y me parece que bien que se estimule. Sin embargo me parece que ponernos ni siquiera en venta, sino regalarnos como país, es algo que debiésemos cuestionarnos de aquí en adelante.

La política del terror, sugiriendo que estos capitales no vendrían o se irían es sumamente efectiva, pero a su vez falaz, ya que quienes enarbolan sus banderas la sacan a relucir en cualquier situación que les provoque inconveniencia. Sin embargo cuando esa situación se produce, el efecto no se aprecia.

Bueno quería desahogar algo de la impotencia que me generan este tipo de situaciones. Es de esperar que se me pase y pronto me transforme en el ciudadano ideal, que acepta callado, sin pensar, ni manifestarse cuando algo no le parece.

SALUDOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada